Presupuestos 2014 ¿dónde está la “recuperación” del liderazgo en la lucha contra la violencia de género?

Reducir tamaño de la letra Aumentar tamaño de la letra Tamaño de texto Imprimir esta página

Un artículo de Rubén Castro Torres. Agente de igualdad

Los llamados “presupuestos de la recuperación” de 2014 , no recuperan el liderazgo en la lucha contra la violencia de género.

No hay mejor ilustración que este gráfico en el que vemos que la evolución al alza del anterior ejecutivo se rompió drásticamente a partir de los Presupuestos Generales de 2012. Unos presupuestos en los que la bajada generalizada de la inversión en políticas de igualdad se notó especialmente en lo referido a la lucha contra la violencia de género, un 21% de recorte que llega al 70% en lo referido a comunicación y campañas contra la violencia de género.

En esta ocasión la partida presupuestaria contra la violencia de género, lejos de aumentar, se ha reducido nuevamente, un 1,5 % por lo que no puede aducirse que haya un menor recorte, pues se acumula al de años anteriores.

Tan salvaje tijeretazo repercute directamente en la acción del Estado para promover la igualdad y acabar con una de sus mayores vulneraciones como es la violencia de género. De tal manera, no se pueden presentar ni difundir acciones fuertes de prevención, como si hacen muchas entidades y algunos Gobiernos como el Andaluz, con campañas y acciones de sensibilización.

Lo que si “recuperan”, es decir mantienen, el mismo espíritu del año pasado, en el que las acciones de sensibilización se han limitado a una campaña de corta duración (y de la que ha habido quejas en cuanto al reparto de tiempos en los medios de comunicación). Todo ello junto a una aplicación para móviles, de la que tampoco se ha hecho apenas difusión.

 

Contrariamente, en la legislatura anterior, desde el Ministerio de Igualdad se impulsaron campañas dirigidas a toda la ciudadanía pero con un guiño a la gente más joven, y buscando establecer un feedback para que no sea solo el Estado quien muestre su rechazo a la violencia de género, sino que sea la propia ciudadanía quien exprese su posición a través de las redes sociales, webs, etc.

A falta de presupuesto, podría agudizarse el ingenio y aprovechar la gran participación en las redes sociales. Sin embargo, llevamos 2 años en los que la estrategia “online” no se encuentra por ningún lado, al no haber ni web, materiales, ni siquiera espacio en redes sociales: Todo ello no implicaría de por si una gran inversión, sino adaptar los materiales de la campaña a estos espacios que pueden elaborarse a bajo coste e incluso gratis. E incluso podrían reutilizarse imágenes de campañas anteriores, como ya anunciaría el Gobierno, pero no puso en práctica.

Con presupuestos como los de 2014 no solo no se recupera la economía, sino que volvemos años atrás: El recorte en el presupuesto contra violencia de género es lamentable, pero mayor lo es la falta de iniciativa. En tiempos de crisis se requiere decisión para promover cambios, y ese liderazgo es imprescindible para romper con la desigualdad que ampara la violencia hacia las mujeres.

  , ,

Debes estar registrad@ para comentar Acceso