El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha pone en marcha una campaña pionera contra la “violación en cita”

Reducir tamaño de la letra Aumentar tamaño de la letra Tamaño de texto Imprimir esta página

Bajo el título "Sin un sí, es No" el Instituto de la Mujer de Castilla la-Mancha quiere prevenir de que una relación sexual, sin consentimiento, es una agresión.

Ejemplo de una de las imágenes de la campaña "Sin un sí, es No"

Ejemplo de una de las imágenes de la campaña “Sin un sí, es No”

El Instituto de la Mujer de Castilla la-Mancha ha lanzado una campaña de impacto con el título “Sin un sí, ¡es No!” destinada a la juventud para prevenir la violencia de género, y concretamente la “violación en cita”, cuando un chico agrede o intenta mediante chantaje, presión, engaño u otros agredir sexualmente (tocamientos, acoso, etc.) o violar a una chica con la que ha salido o han quedado.

Como recordamos en uno de los artículos más compartidos de este portal, solo un 13% de los casos la violencia sexual es generada por un desconocido, (datos del Instituto Andaluz de la Mujer). Así, pues, cabe alertar ante el mito que indica que el mayor riesgo para las mujeres proviene de personas desconocidas. Y es que en su entorno (familia, amistades, compañeros de trabajo, etc.) es en el que más probabilidades se tiene de sufrir una agresión de todo tipo, y en este caso sexual, como recalca la campaña castellano-manchega.

Jóvenes participando en las actividades en la calle de la campaña "Sin un sí, es No". Foto: Instituto de la Mujer de Castilla la-Mancha

Portada de la campaña “Sin un sí, es No”.

De esta manera, en un cita o incluso en un encuentro sexual pactado o dentro de una relación de pareja consolidada se pueden dar agresiones sexuales a mujeres. Es en estos entornos en los que los chicos agresores ven reforzada su acción ante el pretexto de que habían quedado, tenían pactado tener sexo, o que hacerlo “es lo normal” en cualquier relación o cita. De hecho en muchas ocasiones parece que es aceptable mantener sexo con una mujer privada de conocimiento (bajo efectos de alcohol o drogas), a la que se le hace chantaje o presiona. Pero se trata de formas de violencia sexual deleznables. 

Hay que recordar que todo ello sucede cuando aún están muy vigentes los mitos machistas, y que el no seguirlos está mal visto para una gran parte de la sociedad (especialmente jóvenes) bajo todo tipo de pretextos (tradición, modernidad, prueba de amor, etc.) y de ahí que se normalicen actitudes como las que esta campaña quiere destruir.

Por eso es clarísimo que esta campaña habrá sorprendido a mucha gente y habrá abierto el debate en pueblos, entidades, familias, grupos de amigos/as… Y eso es parte de la primera batalla de esta iniciativa.

Jóvenes participando en las actividades en la calle de la campaña "Sin un sí, es No". Foto: Instituto de la Mujer de Castilla la-Mancha

Jóvenes participando en las actividades en la calle de la campaña “Sin un sí, es No”. Foto: Instituto de la Mujer de Castilla la-Mancha

Si nos centramos en los ejes de esta campaña, son, por un lado transmitir conductas preventivas, por otro el empoderamiento de las chicas y las mujeres, y por último aunque igualmente importante, la proyección de nuevas masculinidades sobre los chicos.

En cuanto al desarrollo, cabe destacar dos áreas de acción que hasta ahora han tenido una amplia acogida: los talleres y campaña en los pueblos de toda la región, y las redes sociales. 

La acción en los municipios es quizá el ámbito de mayor impacto (por lo menos en este primer verano de existencia de la campaña) pues el organismo de igualdad hace un interesante despliegue de medios en cada pueblo al que se desplaza, que empieza por una furgoneta vinilada con imágenes de la campaña. Además se instalan carpas informativas con materiales (folletos, dípticos y otros contenidos) y un photocall, entre otros.

Hasta aquí ya seria una campaña interesante, pero si a todo ello sumamos las actuaciones dinámicas y la dinamización del público asistente, el resultado es de mayor impacto en las y los jóvenes (o adultos y gente que se aproxima).

Así, basta con ver los vídeos o fotos que el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha publica en las redes sociales en cada visita que hacen, para ver el importante número de jóvenes que participan escribiendo frases o actitudes, haciéndose fotos, o formando parte de las dinámicas que organizan, de una forma divertida y con audio en directo, presentación, etc. Con todo ello es lógico que acapare la atención de jóvenes y no tan jóvenes, además de los medios de comunicación locales y regionales.

Por otro lado, las redes sociales son otro de los espacios destacables, a iniciativa del propio organismo y de los y las jóvenes que participan, compartiendo fotos rechazando actitudes violentas o desiguales, mensajes o las imágenes preparadas para la campaña.

Tarjeta rasca de la campaña "Sin un sí, es No"

Tarjeta rasca de la campaña “Sin un sí, es No”

Entre los materiales destaca una tarjeta rasca con diferentes frases que pueda decir una chica, para descubrir que ante cualquier situación en la que no hay un consentimiento explícito, significa que no hay derecho ni obligación a mantener sexo con ella. Además, han editado una Guía con toda la información, consejos para chicos, consejos para chicas y recursos disponibles, entre otros.

En definitiva, se trata de una campaña valiente por su acción a pie de calle, que no sustituye a una formación en igualdad integral (empezando desde la escuela, familia, medios de comunicación, etc.) pero que ofrece interesantes consejos y estrategias para jóvenes y adolescentes que ya han aprendido comportamientos sexistas y violentos, y que pueden empezar a replantearse sus roles a partir de entrar en contacto con esta campaña. Y es que la única manera de relacionarse sana y en igualdad es teniendo empatía, respeto y confianza mútua.

El trasladar todo esto de forma atractiva, atrayendo a jóvenes (especialmente grupos) en su tiempo libre (estas primeras iniciativas se han hecho en verano en las plazas y calles de los municipios) y encontrando su espacio en medios y organismos públicos, es buena señal. Y puede ser una buena práctica óptima para extender a otras comunidades y municipios, implantándola después con institutos, escuelas y otros ámbitos informales como las familias, grupos juveniles, etc.

  , , , ,

Debes estar registrad@ para comentar Acceso